Translate

sábado, 31 de diciembre de 2011

Luis Alberto Spinetta,31/12/2011

Porque la primera canciòn que recuerdo que me fascinò cuando tenìa cinco años  era de Almendra, y con ella aprendì a cantar
Porque es el mejor poeta de nuestro rock.
Porque me es tan cercano, que lo siento de la familia.
Porque lo admiro tanto, que forma parte mis  pròceres,,esos que se eligen y no te imponen,  ante el cual , siempre me pongo de pie .
Porque nos dà alegria, vuelo, y nos ensancha el horizonte; La vida es mucho mejor con una canciòn de Spinetta de fondo .
Porque muchos pibes al escucharlo eligieron ser mùsicos
Porque le dà mùsica a mis dias
Porque es un alma de diamante...Rezo... rezo por vos, rezarè por vos
Dios, Universo: con el flaco no, con el flaco no se jode 

Fontevecchia: yo que vos , empiezo a pensar en el karma


lunes, 26 de diciembre de 2011

Este blog

Este blog no habla en primera persona,aunque habla de mì.
Este blog aveces me espera en el umbral  dìas y dìas sin chistar . 
No somos muchos, un pequeño bar a medianoche dònde hay  buena mùsica. Pocos escriben, comentan,y tambièn pocos se suman a los seguidores, ( serà que la poesìa pasò de moda? tendrè que hacerle màs prensa?)

Este blog es una gran chistera , 
 una gran forma de decir gracias: gracias al universo por la mùsica, por la literatura, por el arte. 
Este blog es un gran "Pasen y vean".que con un hilo invisible nos une, aunque sea unos minutos.
Gracias por pasar
un abrazo enorme 
maria







Ray LaMontagne, Sarah ( es que esto siempre serà lo mismo?)

Luis Gruss, Navidad

Había unos cincuenta jazmines sobre la mesa cuando me enamoré de la pianista. Ella, pensé, debe ser china o japonesa. Lo imaginé por sus ojos rasgados pero también por los ideogramas que dibujaba con mano firme en una servilleta. Le dije que podríamos casarnos y tener hijos. Me advirtió que en China permiten sólo uno por pareja. Supe entonces que no era japonesa y le dije que no hacían falta hijos mientras hiciéramos varias veces los actos necesarios para tenerlos. Rió tristemente. Le propuse que camináramos juntos por la orilla del río Yang Tsé. Supe claramente que podíamos hablar de amor y también de partículas subatómicas dado que mostró interés por ciertos aspectos de la física cuántica. A medianoche la besé en la boca y le pedí que tocara el piano vertical y oscuro que permanecía cerrado en mi cuarto. Me aclaró que solamente le gustaba la música clásica y, dentro de ella, los autores románticos. Volví a contar la cantidad de jazmines que había sobre la mesa. Serían cincuenta o quizás más. Cuando me di vuelta ella deslizaba sus dedos largos y delicados por las teclas. Abrí la puerta del cuarto y me dejé caer sobre su espalda. La gente se decía feliz navidad y cosas así mientras chocaban copas y cuerpos en tensión. Afuera estallaban los fuegos y por dentro, en fin, todavía no sé lo que pasó. Ni siquiera pude aprender el nombre de la mujer porque de pronto desapareció como suelen hacerlo las hadas y los gatos. Suspendí el conteo de jazmines y el mensaje oculto de los ideogramas ya no me importó. A las tres se fueron todos. Pero la prueba del delito no desapareció. El perfume y el piano siguen, todavía, en su sitio.
Luis Gruss
este texto fue extraìdo del blog suspende el viaje :  http://suspendelviaje.blogspot.com/


Juan Sebastian Bach, suite N 1 cello

Roberto Juarroz, el amor empieza cuando se rompen



El amor empieza cuando se rompen
los dedos
y se dan vuelta las solapas del traje,
cuando ya no hace falta pero tampoco
sobra
la vejez de mirarse,
cuando la torre de los recuerdos, baja o
alta,
se agacha hasta la sangre.
El amor empieza cuando Dios termina
Y cuando el hombre cae,
mientras las cosas, demasiado eternas,
comienzan a gastarse,
y los signos, las bocas y los signos,
se muerden mutuamente en cualquier
parte.
El amor empieza
cuando la luz se agrieta como un
muerto disfrazado
sobre la soledad irremediable.
Porque el amor es simplemente eso:
la forma del comienzo
tercamente escondida
detrás de los finales.
Roberto Juarroz  
foto Sonia Jach

domingo, 25 de diciembre de 2011

The Frames, siete dias

Cuarteto de Nos, ya no sè que hacer conmigo


Ya tuve que ir obligado a misa, ya toqué en el piano "Para Elisa"
ya aprendí a falsear mi sonrisa, ya caminé por la cornisa

ya cambié de lugar mi cama, ya hice comedia, ya hice drama
fui concreto y me fui por las ramas, ya me hice el bueno y tuve mala fama

ya fui ético y fui errático, ya fui escéptico y fui fanático
ya fui abúlico y fui metódico, ya fui púdico fui caótico

ya leí Arthur Conan Doyle, ya me pasé de nafta a gasoil
ya leí a Breton y a Molière, ya dormí en colchón y en sommier

ya me cambié el pelo de color, ya estuve en contra y estuve a favor
lo que me daba placer ahora me da dolor, ya estuve al otro lado del mostrador

y oigo una voz que dice sin razón,
vos siempre cambiando ya no cambias más
y yo estoy cada vez más igual,
ya no sé que hacer conmigo

ya me ahogué en un vaso de agua, ya planté café en Nicaragua
ya me fui a probar suerte a USA, ya jugué a la ruleta rusa

ya creí en los marcianos, ya fui ovo-lacto vegetariano, sano
fui quieto y fui gitano, ya estuve tranqui y estuve hasta las manos

hice un curso de mitología pero de mí los dioses se reían
orfebrería la salvé raspando, y ritmología aquí la estoy aplicando

ya probé, ya fumé, ya tomé, ya dejé, ya firmé, ya viajé, ya pegué, ya sufrí, ya eludí,
 ya huí ya asumí, ya me fui, ya volví, ya fingí, ya mentí

y entre tantas falsedades, muchas de mis mentiras ya son verdades
hice facil las adversidades, y me compliqué en las nimiedades

y oigo una voz que dice con razón
vos siempre cambiando ya no cambias más
y yo estoy cada vez más igual
ya no sé que hacer conmigo

ya me hice un lifting, me puse un piercing, fui a ver al Dream Team y no hubo feeling
me tatué al Ché en una nalga, arriba de mami para que no se salga

ya me reí y me importó un bledo, de cosas y gente que ahora me dan miedo
ayuné por causas al pedo, ya me empaché con pollo al spiedo

ya fui al psicólogo, fui al teólogo, fui al astrólogo, fui al enólogo
ya fui alcohólico y fui lambeta, ya fui anónimo y ya hice dieta

ya lancé piedras y escupitajos, al lugar donde ahora trabajo
y mi legajo cuenta a destajo, que me porté bien y que armé relajo

y oigo una voz que dice sin razón
vos siempre cambiando ya no cambias más
y yo estoy cada vez más igual
ya no sé que hacer conmigo 
(video:http://www.youtube.com/watch?v=y9LlnLTH87U) 

Juan Gelman , the meneater

una mujer de ojos lujosos y otros pactos conmigo
abre sus pechos bajo el sol lo devora con párpados cerrados
inmóvil en la arena
alimenta sus vestias su potencia su gran casualidad
la riñona se tensa
prepara sus dulzuras las furiosas la húmeda tremenda
calla finge humildad alerta de uñas
cerrada en sí perfecta
contra la luz
bajo sus párpados vigila los movimientos de la noche
Juan Gelman

viernes, 16 de diciembre de 2011

Catupecu, Viaje a favor y en contra del viento)

Catupecu , en los sueños

Agua que baña con aguas frescas
las costas que te acompañan.
Soy agua que fue y hoy está seca
para llover mañana.
Raíz profunda, no sabés del miedo
estás siempre acompañada.

Hoy te vi en los sueños
Hoy te vi en los sueños

Perdí la noción del tiempo
al caer de boca en tu boca.
Viaje a favor y en contra del viento
feliz o con el alma rota

Hoy te vi en los sueños
Hoy te vi en los sueños

Dormí, desperté cayendo,
desperté entre sábanas rotas
Viaje a favor y en contra del viento
feliz o con el alma rota
o con el alma rota

Hoy te vi en los sueños
Hoy te vi en los sueños

En los sueños

Tom Waits, foto en un marco

Julio Cortazar,

Los famas son capaces de gestos de una gran generosidad, como por ejemplo cuando este fama encuentra a una pobre esperanza caída al pie de un cocotero, y alzándola en su automóvil la lleva a su casa y se ocupa de nutrirla y ofrecerle esparcimiento hasta que la esperanza tiene fuerza y se atreve a subir otra vez al cocotero. El fama se siente muy bueno después de este gesto, y en realidad es muy bueno, solamente que no se le ocurre pensar que dentro de pocos días la esperanza va a caerse otra vez del cocotero. Entonces mientras la esperanza está de nuevo caída al pie del cocotero, este fama en su club se siente muy bueno y piensa en la forma en que ayudó a la pobre esperanza cuando la encontró caída.

Los cronopios no son generosos por principio. Pasan al lado de las cosas más conmovedoras, como ser una pobre esperanza que no sabe atarse el zapato y gime, sentada en el cordón de la vereda. Estos cronopios ni miran a la esperanza, ocupadísimos en seguir con la vista una baba del diablo. Con seres así no se puede practicar coherentemente la beneficencia, por eso en las sociedades filantrópicas las autoridades son todas famas, y la bibliotecaria es una esperanza. Desde sus puestos los famas ayudan muchísimo a los cronopios, que se ne fregan.

Alberto Juarroz, se me cayo una parte

En una noche que debió ser lluvia
o en el muelle de un puerto tal vez inexistente
o en una tarde clara, sentado a una mesa sin nadie,
se me cayó una parte mía.

No ha dejado ningún hueco.
Es más: pareciera algo que ha llegado
y no algo que se ha ido.

Pero ahora,
en las noches sin lluvia,
en las ciudades sin muelles,
en las mesas sin tardes,
me siento de repente mucho más solo
y no me animo a palparme,
aunque todo parezca estar en su sitio,
quizá todavía un poco más que antes.

Y sospecho que hubiera sido preferible
quedarme en aquella perdida parte mía
y no en este casi todo
que aún sigue sin caer.
Roberto Juarroz

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Win Wenders,las alas del deseo, (compañero)

Horacio Ferrer, Astor Piazzola: Preludio para el 3001

Renaceré en Buenos Aires en otra tarde de Junio,
con estas ganas tremendas de querer y de vivir.
Renaceré fatalmente, será el año tres mil uno
y habrá un domingo de otoño por la plaza San Martín.

Le ladrarán a mi sombra los perritos vagabundos,
con mi modesto equipaje llegaré del Más Allá,
y arrodillado en mi Río de la Plata lindo y sucio,
me amasaré otro incansable corazón de barro y sal.

Y vendrán tres lustrabotas, tres payasos y tres brujos,
mis inmortales compinches gritándome "¡Fuerza, che,
nacé, nacé, dale pibe, metéle hermano, que es duro,
pero muy bueno el oficio de morir y renacer!"

Renaceré, renaceré, renaceré,
y una gran voz extraterrestre me dará
la fuerza antigua y dolorosa de la Fe,
para volver, para creer, para luchar.

Tendré un clavel de otro planeta en el ojal,
porque si nadie ha renacido, ¡yo podré!
Mi Buenos Aires siglo treinta y uno, ya verás:
renaceré, renaceré, ¡renaceré!

Renaceré de las cosas que he querido mucho, mucho,
cuando los dioses digan bajito "Volvió..."
Yo besaré la memoria de tus ojos taciturnos,
para seguirte el poema que a medio hacer me quedó.

Renaceré de las frutas de un mercado con laburo,
y de la mugre serena de un romántico café,
de un sideral subterráneo Plaza de Mayo a Saturno
y de una bronca de obreros por el sur renaceré.

Pero verás que renazco en el año tres mil uno,
y con muchachos y chicas que no han sido y que serán,
bendeciremos la tierra, tierra nuestra, y te lo juro
que a Buenos Aires de nuevo nos pondremos a fundar.

Renaceré, renaceré, renaceré,
y una gran voz extraterrestre me dará
la fuerza antigua y dolorosa de la Fe,
para volver, para crecer, para luchar.

Traeré un clavel de otro planeta en el ojal,
porque si nadie ha renacido ¡yo podré!
Ciudad del siglo treinta y uno, ya verás:
renaceré, renaceré, ¡renaceré!

Horacio Ferrer

martes, 13 de diciembre de 2011

Roxana Amed & Pedro Aznar

Robert de Niro, Lo que sè

Robert De Niro, respondió al periodista Cal Fussman para lWhat I’ve learned” de la revista norteamericana Esquire, en su número de enero de 2011.

Los que hablan no saben. Los que saben no hablan. Eso ha sido así desde siempre.
También: si no vas, nunca lo sabrás. Les digo eso a mis hijos.
Diez años parecen haber sido hace unos pocos años.
Si es la silla indicada, no lleva demasiado tiempo sentirse cómodo en ella.
Italia ha cambiado. Pero Roma es Roma.
Construimos una pared de goma para la escena de la cárcel en Toro salvaje. Era una gomaespuma dura. Estrellar la cabeza contra una pared verdadera no hubiera sido posible. Había que hacerlo hasta quedar contentos.
Me gustaría ver todas mis películas una sola vez tan solo para ver qué me hace pensar, para ver cuál fue el patrón. Pero con todas las películas en las que estuve, eso significaría ver dos o tres por día durante un mes. No sé de dónde sacaría el tiempo.

Si Marty quisiera que yo hiciera algo, lo consideraría muy seriamente, aún si no me interesara.
Mi definición de un buen hotel es un lugar en el que me quedaría.
Si no recuerdo mal, no se hacían muchas secuelas en aquella época. El Padrino fue una de las primeras. Así que no pensábamos sobre las secuelas de la manera en que lo hacemos ahora. Recuerdo estar viendo la calle completa entre la Avenida A y la Avenida B convertida en los comienzos del siglo XX. Las vidrieras, los interiores de los locales. El tamaño era increíble. Uno sabía que lo que estaba haciendo era ambicioso.
Siempre estaré en deuda con Francis.
Cuando hice El francotirador, pensé: Tailandia es un lugar interesante. Volveré pronto. Pero no regresé hasta como dieciocho años después.
Todos pueden criticar. Pero al final del día, uno sabe que las intenciones de Obama son las correctas.
Deberías haber hecho esto. Deberías haber defendido esto más que aquello. El presidente tiene que lidiar con eso todo el tiempo. Imaginate lo que debe ser tener que tratar con todas estas fuerzas que se te vienen encima, tener que transar, sopesar las consecuencias de cada decisión en relación a las otras. Es difícil. Si lo pensás un poco, es un poco como ser un director.
Siempre les digo a los actores que van a una audición: No temas hacer lo que indican tus instintos. Tal vez no consigas el papel, pero la gente va a tenerte en cuenta.

Me dicen que Jodie Foster dijo:
“Para el momento en que me dieron el papel en Taxi Driver, ya había hecho más cosas que De Niro o Martin Scorsese. Había estado trabajando desde los tres años. Así que aunque tenía sólo 12 años, sentía que era la veterana allí.
De Niro me llevó a un lugar aparte cuando empezamos a filmar. Me pasaba a buscar por mi hotel y me llevaba a diferentes restaurantes. La primera vez básicamente no dijo nada. Sólo murmuraba. La segunda vez comenzó a repasar las líneas conmigo, lo cual era bastante aburrido porque yo ya me las sabía. La tercera vez, repasó las líneas conmigo otra vez, y ahora estaba realmente aburrida. La cuarta vez, repasó las líneas conmigo, pero empezó a irse para otro lado, sobre ideas completamente diferentes dentro de la escena, hablando sobre cosas muy locas y pidiéndome que siguiera su improvisación.
Así que empezamos con el guión original y él luego se iba por una tangente y tenía que seguirlo, y entonces era mi trabajo encontrar eventualmente el espacio para devolverlo a las últimas tres líneas de texto que ya habíamos aprendido.
Fue una revelación enorme para mí, porque hasta ese momento yo creía que ser un actor era tan solo actuar naturalmente y pronunciar las líneas que había escrito otro. Nadie jamás me había pedido que construyera un personaje. Lo único que habían hecho para dirigirme era decir algo como “Decilo más rápido” o “Decilo más lento”. Así que era una sensación completamente nueva para mí, porque me di cuenta de que actuar no era un trabajo tonto. Yo creía que era un trabajo tonto: alguien escribía algo y vos lo repetías. ¿Qué tan tonto era eso?
Hubo un momento en algún restaurante, en algún lugar, en el que me di cuenta por primera vez de que era yo quien no había estado aportando demasiado a la mesa. Y sentí una excitación de esas en las que transpirás y no podés comer y no podés dormir.
Me cambió la vida.”

¿Jodie dijo eso? No, no me acuerdo. La gente tiene recuerdos de cosas que yo no recuerdo. ¿Ella tenía cuánto, doce? Increíble...

Si no lo hacés bien ahora, nunca será como debería ser; y se queda ahí para siempre.
Es la misma historia de siempre: la delgada línea entre el dinero y la calidad. ¿Tenemos que gastar todo esto para hacer esto? Bueno, sí, porque si no lo hacemos...
Si tomás un atajo, la gente se va a dar cuenta y se va a sentir engañada. Es como una película: acumulativamente, todos los atajos y los engaños restan algo de la textura.
En ocasiones, tener restricciones financieras te beneficia. Te obliga a inventar soluciones más creativas.
Simplemente voy al teatro. Nadie me molesta. Ni siquiera me reconocen. Lo hago de cierta manera.
No pude entrar a ver Avatar en el IMAX 3-D.
Mientras tengas hijos, siempre habrá algún problema.
No sé si mis hijos me han enseñado algo, pero se me han revelado cosas. Cosas que ocurren. Ahora sos un abuelo. Y tus hijos te están dando consejos.
Es interesante cuando tus hijos te dan consejos. El otro día tuve una conversación con mi hijo mayor. El me decía: “No debería hacer esto, y esto, y esto”. No es que estuviera de acuerdo con él en todo. Pero fue una buena sensación.
Envejecés y te volvés más cauteloso.
Aparecen situaciones por las que ya pasaste, y podés ver hacia dónde se dirigen.
Un buen consejo puede ahorrarte un pequeño fastidio.
Tuve a mis mellizos aquí. Tienen quince años. Cuando yo era adolescente, había menos restricciones que las que yo les impongo a mis hijos. Pero yo sé que esas restricciones son importantes. Aun así, tienen que tener su espacio. Es un equilibrio delicado. Te decís: yo sobreviví a eso. ¿Cómo lo harán ellos? Y sin embargo lo hacen. Con un poco de suerte.
Puedo reírme más ahora que cuando era más joven. Soy menos sentencioso.
Me cuesta mucho regalar una de las pinturas de mi padre.
He mantenido el estudio de mi padre por los últimos 17 años, desde que murió. Lo mantuve tal cual estaba. En un momento pensé en dejarlo ir. Luego tuve una reunión de amigos y familiares para verlo por última vez. Grabarlo en video. Pero me di cuenta de que es diferente en persona que en video. Es otra experiencia. Así que me lo quedé.
Sé valiente, pero no imprudente.
Sin importar lo que hiciera, Marlon siempre era interesante.
Para mostrar lo primitivas que solían ser las cosas: teníamos que disponer un trípode para pasar en video las escenas de Marlon en la sala de proyección de Paramount, para que yo pudiera estudiar sus movimientos. Lo interpretaba acto por acto.
Nunca hablé con Marlon sobre nuestras actuaciones en El Padrino. ¿Qué me iba a decir? Nos conocíamos. Pasé algún tiempo en su isla con él. Pero no hablás de actuación. Hablás de cualquier cosa menos de actuación. Supongo que la admiración no se expresa en palabras.
Sí, podés hacer nuevos amigos. Hace poco conocí a una pareja; son mucho más jóvenes que yo. Es agradable.
La realidad es este momento.
Alguna gente entiende lo que es crear algo especial, y otras piensan en qué es lo que pueden sacarle.
No voy a leer todos los libros que quiero leer.
Quizá me gustaría hacer cosas que fueran más como retirarse. Como sentarme en un lugar y simplemente disfrutar. Una buena caminata. Un café. Como retirarme, pero no retirarme. Mientras disfrute de lo que estoy haciendo, ¿por qué retirarme?
Atravesás muchas fases diferentes en la vida. Solía comer postres todo el tiempo de chico. Ahora no como mucho postre. Excepto cuando estoy en restaurantes especiales y me digo: Bueno, estoy acá, tengo que comer el postre.
Ahora es ahora. Entonces era entonces. Y el futuro será lo que el futuro sea. Así que disfrutá el momento mientras estás en él. Ahora es un gran momento.

lunes, 12 de diciembre de 2011

El dr House dijo en su 4ta temporada

(Wilson habla con House del secuestro de su guitarra): “Yo no la tengo, pero antes he oído unos acordes plañideros que salían de debajo del sofá.”
(House le pregunta a Wilson como hacer una prueba a un paciente con métodos no tradicionales y éste le contesta): “¿Y quieres que comparta las técnicas secretas de escaner que aprendí en Nepal? Los monjes me hicieron jurar silencio hasta la muerte.”

(Uno de los candidatos le pregunta a House si es ateo): “Sólo en Navidad y en semana santa. El resto me la trae floja.”

(House a Cuddy sobre una paciente que se va a aumentar el pecho): “¿Condenarías a esta mujer a vivir con la gente mirándola a la cara al hablar con ella?”
(Cuddy le dice a House que Foreman será sus ojos y sus oídos y que no podrá hacer nada sin su conocimiento, a lo que House contesta): “Y, por si las necesito, ¿dónde va a guardar el doctor Foreman mis pelotas?”

(Los aspirantes y Foreman no saben qué hacer y se preguntan qué haría House. Uno dice): “Empastillarse, insultarnos y engañar a la paciente”.
(Cuddy pregunta a House si cree que le gusta que le graben mirándole el culo y cuestionando su vestuario. House dice) “¿Prefieres que mire tu vestuario y cuestione tu culo?”

(Uno de los aspirantes explica a House algo plagado de términos técnicos. House dice) “¿Acabas de insultarme en esperanto?”
(Después de ver el documental donde presentan a House como un médico generoso y altruista, House dice) “No volveré a fiarme ni de las películas de Michael Moore”.

(Allison besa a House intentando distraerle para extraerle sangre. Él dice): ‘No quiero que te mueras sin catar mis labios, ninguna mujer debería morirse sin catarlos… Si quieres una muestra de semen, vuelve sin jeringa’.


(Comentando que han quitado la TV por cable en las habitaciones de los pacientes): ‘Qué mal camino llevamos. Hoy les negamos el porno y mañana las vendas…’

‘La gente no cambia. Por ejemplo, yo sigo diciendo: la gente no cambia. Los alcohólicos siguen siendo alcohólicos, si no vuelven a beber en su vida es porque se mueren antes’.

(Hablando de la novia de Wilson): ‘Te gusta su personalidad, que sea maquiavélica y que no le importen las consecuencias. Te gusta que humille a la gente si le conviene. ¡Ay Dios mío, te acuestas conmigo!’

Leonard Cohen (veamos que fuerte somos)

<

Gonzalo Rojas, en cuanto a la imaginacion de las piedras

En cuanto a la imaginación de las piedras
casi todo lo de carácter copioso es poco fidedigno:
de lejos sin discusión su preñez animal es otra,
coetáneas de las altísimas no vienen de las estrellas,
su naturaleza no es alquímica sino música,
pocas son palomas, casi todas son bailarinas, de ahí su encanto,
por desfiguradas o selladas, su majestad es la única que comunica con la Figura,
pese a su fijeza no son andrógenas, respiran por pulmones
y antes de ser lo que son fueron máquinas de aire,
consta en libros que entre ellas no hay Himalayas, ni rameras,
no usan manto y su único vestido es el desollamiento,
son más mar que el mar y han llorado,
aún las más enormes vuelan de noche en todas direcciones y no enloquecen,
son ciegas de nacimiento y ven a Dios,
la ventilación es su substancia,
no han leído a Wittgenstein pero saben que se equivoca,
no entierran a sus muertos,
la originalidad en materia de rosas les da asco,
no creen en la inspiración ni comen luciérnagas,
ni en la farsa del humor,
les gusta la poesía con tal que no suene,
no entran en comercio con los aplausos,
cumplen 70 años cada segundo y se ríen de los peces,
lo de los niños en probeta las hace bostezar,
los ejércitos gloriosos les parecen miserables,
odian los aforismos y el derramamiento,
son geómetras y en las orejas llevan aros de platino,
viven del ocio sagrado.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Cartier-Bresson

Fink, ayer fue duro para todos nosotros

Chris Cornell

Jaime Sabines, espero curarme de ti


Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.
¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se le puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes como te digo que te quiero cuando digo: “qué calor hace”, “dame agua”, “¿sabes manejar?”, “se hizo de noche”…Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho “ya es tarde”, y tú sabías que decía “te quiero”.)
Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tu quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar aun panteón.
Jaime Sabines

Fito Paez, DLG

Y se abrirá todo el cielo
No será un día normal
Después de todo, todo llega
Siempre de algún modo
Las profecías se dan.
Apocalipsis de abajo
Un maremoto de amor
Fiesta en la calle
Un orgasmo que nunca se acabe
Día de resurrección.
Y será, y será un fuego, un pantallazo
Un rayo luz, conmovedor, una tormenta
Una música infinita.
Y será, y será un fuego, un pantallazo
Un rayo luz, conmovedor, una tormenta
Una música infinita.
Negro animal de trabajo
Brama la luna por vos
Hijo cansado, te observamos
Pero no te amamos
Cargas con todo el dolor.
Gente de todos los lados
Vientos amigos de dios
Carguen sus armas
Aunque sea cárguenlas de ganas
Y tírenle al cielo su amor.
Y será, y será un fuego, un pantallazo
Un rayo luz, conmovedor, una tormenta
Una música infinita.
Y será, y será un fuego, un pantallazo
Un rayo luz, conmovedor, una tormenta
Una música infinita.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Pedro Guerra y Jorge Drexler

Luis Zalamea, despedida

Yo me voy porque en los "subways" no crecen los bejucos;
porque ya no huele el aire prisionero de las calles
a azafrán, ni a tomillo, ni a hembra en primavera.
Me voy porque a los parques les pusieron mordazas.
Me voy porque aquí ya no se puede reír a carcajadas;
porque los crepúsculos se compran enlatados;
porque agonizaron, inermes, los últimos rebeldes.

Me voy porque hasta los besos se encuentran censurados.
Me voy porque ya ordenaron investigar a la alegría;
porque a los niños les raptaron sus hadas;
porque a los libros los encerraron en la cárcel.
Me voy porque a la muerte la están vendiendo en cápsulas.
Me voy porque a las mujeres les rondaron el sexo;
porque al alcohol le editaron sus sueños;
porque en lugar de saúcos se cultivan barrotes.
Porque soltaron, todos, los diques del pavor.
Me voy porque en las calles tan sólo ríe el miedo.
Luis Zalamea

Ben Harper, esperando a un angel

Fernando Pessoa

De todo quedaron tres cosas:
la certeza de que estaba
siempre comenzando
la certeza de que debía seguir
y la certeza de que sería
interrumpido antes de terminar.
hacer de la interrupción
un camino nuevo
hacer de la caída
un paso de danza
del miedo, una escalera
del sueño, un puente
de la búsqueda,
un encuentro.


Fernando Pessoa
 

sábado, 19 de noviembre de 2011

Silvio Rodriguez ( diran que paso de moda la locura)

Silvio Rodriguez, el necio

Para no hacer de mi icono pedazos,
para salvarme entre únicos e impares,
para cederme un lugar en su Parnaso,
para darme un rinconcito en sus altares
me vienen a convidar a arrepentirme,
me vienen a convidar a que no pierda,
mi vienen a convidar a indefinirme,
me vienen a convidar a tanta mierda.

Yo no sé lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
Allá Dios, que será divino:
yo me muero como viví.


Yo quiero seguir jugando a lo perdido,
yo quiero ser a la zurda más que diestro,
yo quiero hacer un congreso del unido,
yo quiero rezar a fondo un hijonuestro.
Dirán que pasó de moda la locura,
dirán que la gente es mala y no merece,
mas yo seguiré soñando travesuras
(acaso multiplicar panes y peces).

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas
cuando la Revolución se venga abajo,
que machacarán mis manos y mi boca,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Será que la necedad parió conmigo,
la necedad de lo que hoy resulta necio:
la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio.

Joan Miro & Radiohead

Gonzalo Rojas

Los días van tan rápidos en la corriente oscura que toda salvación
se me reduce apenas a respirar profundo para que el aire dure
                     en mis pulmones
una semana más, los días van tan rápidos
al invisible océano que ya no tengo sangre donde nadar seguro
y me voy convirtiendo en un pescado más, con mis espinas.
Vuelvo a mi origen, voy hacia mi origen, no me espera
nadie allá, voy corriendo a la materna hondura
donde termina el hueso, me voy a mi semilla,
porque está escrito que esto se cumpla en las estrellas
y en el pobre gusano que soy, con mis semanas
y los meses gozosos que espero todavía.
Uno está aquí y no sabe que ya no está, dan ganas de reírse
de haber entrado en este juego delirante,
pero el espejo cruel te lo descifra un día
y palideces y haces como que no lo crees,
como que no lo escuchas, mi hermano, y es tu propio sollozo allá
                 en el fondo.
Si eres mujer te pones la máscara más bella
para engañarte, si eres varón pones más duro
el esqueleto, pero por dentro es otra cosa,
y no hay nada, no hay nadie, sino tú mismo en esto:
así es que lo mejor es ver claro el peligro.
Estemos preparados. Quedémonos desnudos
con lo que somos, pero quememos, no pudramos
lo que somos. Ardamos. Respiremos
sin miedo. Despertemos a la gran realidad
de estar naciendo ahora, y en la última hora.
Gonzalo Rojas 

The Wallflowers

viernes, 18 de noviembre de 2011

Divididos( Memoria hostil de un tiempo de paz sin paz.)


Jorge Boccanera, cancion

Ese corazón cabía en un zapato
y era abierto como un cuaderno abierto,
con garabatos restas y sustantivos propios.
Por ese corazón es que yo canto.

Ese corazón subía los techos a besar goteras,
después creció y aunque pasó de grado
no tuvo bicicleta ni entradas para el circo.
Por ese corazón es que yo canto.

Ese corazón golpeaba fiero en las camisas
tendidas en las sogas de los patios
y apuntó con canciones de esperanza.
Por ese corazón es que yo canto.

Ese corazón subía los techos.
Ese corazón cabía en un zapato.
Ese corazón estaba abierto, incluso,
sábados y domingos y feriados. 
Jorge Boccanera 
foto Rosario Puglisi

jueves, 17 de noviembre de 2011

Caetano Veloso, (una belleza!!!!!!!!!!!!)

Pablo Neruda, final

Matilde, años o días
dormidos, afiebrados,
aquí o allá,
clavando
rompiendo el espinazo,
sangrando sangre verdadera,
despertando tal vez
o perdido, dormido:
camas clínicas, ventanas extranjeras,
vestidos blancos de las sigilosas,
la torpeza en los pies.

Luego estos viajes

y el mío mar de nuevo:
tu cabeza en la cabecera,

tus manos voladoras

en la luz, en mi luz,
sobre mi tierra.

Fue tan bello vivir

cuando vivías!

El mundo es más azul y más terrestre

de noche, cuando duermo
enorme, adentro de tus breves manos.

Pablo Neruda 

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Joan Manuel Serrat,( no comprendo como ud puede pasar y no verla)

Joan Manuel Serrat, Irene

Irene
tiende sus trapos al sol,
prestando
misterios a la siesta
de bragas comprometedoras
y sábanas alcahuetas...

Irene

tiende el alma en el balcón
y el viento, indiscreto,
la explora,
resucitando formas
gorditas y habladoras...

Irene
columpiándose en los alambres.
Irene
convidándome a conocerla,
emplazándome...

No comprendo cómo puede usted
pasar y no verla...


Irene

tiende sus trapos al sol
y algo en mí
se aroma y despereza,
jugando a las adivinanzas
y a los rompecabezas.

Julio Cortazar, para leer en forma interrogativa



Has visto
verdaderamente has visto
la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa
Has tocado
de verdad has tocado
el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amàs
Has vivido
como un golpe en la frente
el instante el jadeo la caìda la fuga
Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos tus manos tu sexo tu blando corazòn
habìa que tirarlos
habìa que llorarlos
habìa que inventarlos otra vez.
Julio Cortàzar

The Cadillac black

martes, 15 de noviembre de 2011

Jacobo Fitjman, poema V

Yo estaba muerto bajo los grandes soles, bajo
los grandes soles fríos. 
A través de mi llanto
oigo el agrio sudor de la precocidad. 
Yo vuelvo sobre un musgo
y las ciudades crecen a la aventura hasta la noche
del estupor. 
Miseria. 
Dios pesa. 
Me llaman vientos de mar. 
Van y vienen en grandes cambios; se alargan en
saltos irritados
que apagan mi temblor, que exasperan los sueños. 
Jamás podré seguir. 
Yo me veo colgado como un cristo amarillo sobre
los vidrios pálidos del mundo

Eddie Veder (bajo mi ser hay un camino que desaparecio)

Daniel Fragosom,; Carta de Lou Forlayo a Hans Magnus Enzesberguer

Lou Forlayo le ha escrito a Hans Magnus Enzesberguer
diciendo que en la Universidad de Ítaca
un alumno suyo construyó un autómata que en lugar de literatura
paría logaritmos. Y el aparato tocaba el timbre
cada vez que encontraba una raíz imaginaria.
En mil ochocientos treinta y cuatro, el año de Hessischer Landbote,
Charles Babbage, neurópata rematado, Fellow de la Royal Society,
fundador del análisis operacional, ideó la ficha perforada.
Dividió en siete operaciones la fabricación de un alfiler:
tirar, enderezar, afilar, tornear, rematar, estañar y envasar,
y calculó el gasto salarial en una millonésima exacta de penique.
Lour Forlayo también le ha dicho que leer es de feos
que ya no está cool ir de modernito, con gafas de pasta,
que su alumno le ha enseñado que los pantalones pitillo
tienen fecha de caducidad
y que incluso ahora, mientras le escribe esta carta,
tal vez le envíe un email donde le explique los elixires de la ciencia
en los últimos días de su vida
cuando restituya el alfabeto de los ángeles.
Daniel Fragosom

domingo, 13 de noviembre de 2011

Bertolucci y Hendrix

Charles Bukowski, nirvana

sin muchas oportunidades
sin propósito
alguno,
era un hombre joven
montado en un autobús
a través de Carolina del Norte
camino a
alguna parte
y empezó a nevar
y el autobús se paró
junto a un bar pequeño
en las colinas
y los pasajeros
entraron.

se sentó en la barra

con los demás,
pidió y le sirvieron.
la comida era
especialmente
buena
y el
café.

la camarera no

era como las mujeres
que había
conocido.
no era afectada,
irradiaba
naturalidad.
el cocinero decía
disparates.
el friegaplatos,
al fondo,
se reía, con una risa
bondadosa
clara
agradable.

el joven observaba

la nieve a través de las
ventanas.

quería quedarse

en aquel bar
para siempre.

le invadió

la curiosa sensación
de que todo
era
hermoso
allí,
de que todo
sería siempre
hermoso
allí.

entonces el conductor

dijo a los pasajeros
que era hora
de irse.

el joven

pensó, seguiré sentado
aquí, me quedaré
aquí.

pero después

se levantó y siguió
a los demás al
autobús.

buscó su asiento

y miró hacia el bar
a través de la ventanilla
del autobús.
entonces el autobús
arrancó, cogió una curva,
cuesta abajo, dejó atrás
las colinas.

el joven

miraba hacia
adelante.
los otros
pasajeros
hablaban
de otras cosas,
o
leían
o
intentaban
dormir.

no habían

percibido
la
magia.

el joven

inclinó la cabeza hacia
un lado,
cerró los
ojos, 
simuló que
dormía.
no había nada más
que hacer...
solamente escuchar el
ruido del
motor,
el ruido de las
ruedas
en la
nieve.

Caetano Veloso, canto del pueblo de un lugar

Todo el dia el sol se levanta y la gente canta 
al sol de todo el dia 
fin de la tarde y la tierra corea
y la gente llora
porque es el fin de la tarde
cuando a  la noche, la luna danza
y la gente baila
venerando la noche
madrugada, cielo de estrellas
y la gente duerme
soñando con ellas 
Caetano Veloso 



Roberto Bolaño, Lisa ( apenas un hilo de agua)

Cuando Lisa me dijo que había hecho el amor
con otro, en la vacía cabina telefónica de aquel
almacén de la Tepeyac, creí que el mundo
se acababa para mí. Un tipo alto y flaco y
con el pelo largo y una verga larga que no esperó
más de una cita para penetrarla hasta el fondo.
No es algo serio, dijo ella, pero es
la mejor manera de sacarte de mi vida.
Parménides García Saldaña tenía el pelo largo y hubiera
podido ser el amante de Lisa, pero algunos
años después supe que había muerto en una clínica psiquiátrica,
o que se había suicidado. Lisa ya no quería
acostarse más con perdedores. A veces sueño
con ella y la veo feliz y fría en un México
diseñado por Lovecraft. Escuchamos música
(Canned Heat, uno de los grupos preferidos
de Parménides García Saldaña) y luego hicimos
el amor tres veces. La primera se vino dentro de mí,
la segunda se vino en mi boca y la tercera, apenas un hilo
de agua, un corto hilo de pescar, entre mis pechos. Y todo
en dos horas, dijo Lisa. Las dos peores horas de mi vida,
dije desde el otro lado del teléfono.

Roberto Gomez Bolaño
foto: Christioan Coigny womenstudio 

Leonard Cohen , yo soy tu hombre

domingo, 6 de noviembre de 2011

Jorge Teillier,, carta a Mariana

¿Qué película te gustaría ver?
Qué canción te gustaría oír?
Esta noche no tengo a nadie
A quien hacerle estas preguntas.

Me escribes desde una ciudad que odias
A las nueve y media de la noche.
Cierto, yo estaba bebiendo,
Mientras tú oías Bach y pensabas volar.

No creí que iba a recordarte
Ni creí que te acordarías de mí.
¿Por qué me escribiste esa carta?
Ya no podré ir solo al cine.

Es cierto que haremos el amor
Y lo haremos como me gusta a mí:
Todo un día de persianas cerradas
Hasta que tu cuerpo reemplace al sol.

Acuérdate que mi signo es Cáncer,
Pequeña Acuario, sauce llorón.
Leeremos libros de astrología
Para inventar nuevas supersticiones.

Me escribes que tendremos una casa
Aunque yo he perdido tantas casas.
Aunque tú piensas tanto en volar
Y yo con los amigos tomo demasiado.

Pero tú no vuelves de la ciudad que odias
Y estás con quien sabe qué malas compañías,
Mientras aquí hay tan pocas personas
A quien hacerles estas simples preguntas:

“Qué canción te gustaría oír,
Qué película te gustaría ver?
Y con quién te gustaría que soñáramos
Después de las nueve y media de la noche?”.

Un bocado de belleza del Chango Spasiuk

El viernes pasado en el programa de Gerardo Rozin, emitido por C5N estuvo el Chango Spasiuk, un momento bellìsimo , un bocado de belleza 


Macedonio Fernàndez, amor se fue











Mientras duró de todo hizo placer.



Cuando se fue nada dejó que no doliera.





Macedonio Fernández.


foto: Robert & Shana Parkeharrison